DILTIX

Ibuprofeno


Tratamiento

El tratamiento del dolor y la inflamación comienza con el adecuado diagnóstico de la causa de la dolencia. Por este motivo es recomendable aclarar los posibles desencadenantes con un médico. El médico establecerá un diagnóstico preciso y prescribirá el tratamiento correspondiente.


Medicamentos

El dolor y la inflamación pueden contrarrestarse con el uso adecuado de distintos medicamentos. El uso de analgésicos como el Paracetamol para 

aliviar el dolor, o los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el Ibuprofeno para reducir la inflamación local está ampliamente extendido.


Reposo

Ante una lesión muscular, se recomienda un tratamiento basado en el reposo. La inmovilización permite reducir la actividad del área lesionada favoreciendo la recuperación. Se debe interrumpir inmediatamente la práctica de actividades deportivas y retomar el ejercicio de forma gradual, siempre y cuando se pueda realizar sin dolor.

Es recomendable tomarse el tiempo necesario para la curación de las lesiones musculares. Retomar el entrenamiento demasiado pronto puede conllevar una nueva lesión del músculo afectado y, en los casos graves, conducir a osificaciones del tejido muscular que prolongan el proceso de curación y limitan considerablemente la movilidad del músculo.


Frío / calor

Un recurso útil si padece dolores musculares es la aplicación inmediata de frío. El frío local debe aplicarse lo antes posible, durante 15 – 20 minutos y nunca directamente sobre la piel.

La aplicación de calor local estimula el flujo sanguíneo favoreciendo la curación del área lesionada. El calor local nunca debe ser intenso y se aplicará de 5 a 10 minutos 3 ó 4 veces al día.


Rehabilitación

 

La rehabilitación es una parte importante del tratamiento. Incluye ejercicios que paso a paso ayudan al área lesionada a volver a la normalidad. La rehabilitación deberá comenzar lo antes posible tras la lesión. Los ejercicios de rehabilitación suelen empezar con una serie de delicados movimientos del área lesionada, para continuar después con una etapa de estiramientos. Después de un tiempo, se pueden añadir pesas para fortalecer la zona.

No practique deporte nuevamente hasta que esté seguro de poder estirar el área lesionada sin que haya dolor, hinchazón o rigidez. Tras una lesión, debe practicar estiramientos musculares todos los días, sin olvidar por supuesto los estiramientos antes y después de hacer ejercicio. Cuando vuelva a practicar deporte, comience lentamente aumentando la actividad poco a poco hasta llegar a su condición normal.