DILTIX

Ibuprofeno


Remedios para el camino

Cómo curar una ampolla

Tan pronto se detecte una ampolla, conviene pararse y hacer una primera cura para evitar que se haga más grande y moleste más.

Pinchar la ampolla con una aguja hipodérmica atravesando sólo la piel por uno o dos puntos, y conseguir que drene bien hasta que se vacíe del todo. Nunca cortar la piel, que va a servir de protección a la zona lesionada.

Colocar un trocito de apósito de gelatina encima de la ampolla, ya sin líquido, que

va a aliviar el escozor y a servir de almohadillado. Poner una tirita cuidando de que se acople bien, recortándola si es preciso.

Levantar esta cura cuando se termine la jornada y, después de lavados los pies y secados minuciosamente, proceder de la misma forma que hemos descrito, volviendo a pinchar la ampolla si se hubiera vuelto a formar.

Al día siguiente, antes de comenzar la marcha, proceder a hacer una nueva cura.


Cómo curar el pie de atleta

El "pie de atleta" es una micosis (hongos) que aparece entre los dedos de los pies y se caracteriza por la aparición de grietas, dolorosas o no.

Para tratarlas, después de lavar y secar minuciosamente los pies, aplicar entre los dedos un antimicótico en atomizador o spray y dejar secar al aire. 

Poner nuevamente los calcetines, siempre de algodón. No se aconseja la utilización de pomadas, porque mantendrían una humedad entre los dedos de la que se aprovechan los hongos para crecer.

Esta misma operación se realizará antes de iniciar la marcha y al terminar la jornada.


Cómo tratar un dolor de muelas

Siempre que aparece un dolor de muelas, lo más probable es que exista un proceso inflamatorio-infeccioso en la pieza dentaria.

En estos casos conviene preguntar en alguna farmacia sobre la toma de algún 

antibiótico tipo amoxicilina.

Si existe dolor, se puede tomar además un analgésico oral como el Paracetamol

Una vez estés de vuelta, deberás acudir al dentista.


Cómo tratar un resfriado

 

Es algo que no suele ocurrir en el camino, pero si te resfrías y tienes malestar, puedes tomarte un Paracetamol. Estornudar no quiere decir resfriado, ya que a veces se irritan las mucosas por el polvo en suspensión.

Si ya te sabes alérgico, deberás ir provisto de lo que sueles utilizar para controlar tu alergia: un antihistamínico o antialérgico será suficiente.


Cómo tratar las picaduras de insectos

En principio no hace falta hacer nada si se trata de un tábano o de un mosquito. Si tienes mucho malestar o eres muy sensible a las picaduras, deberás ir provisto de un antihistamínico o una pomada.

Para picaduras de insectos en general, existen en las farmacias productos que llevan amoníaco para calmar el picor. En el caso de que fueras alérgico a la picadura de las abejas, no te olvides en casa el antisuero correspondiente.


Cómo tratar una diarrea 

Puede aparecer diarrea porque se coma algo en mal estado o porque se beba agua contaminada.

En este caso, y aunque se trate de una diarrea de tipo infeccioso, lo mejor es dejar reposar el intestino, no ingiriendo comida. Muy importante es beber abundante agua y reponer sales.

Existen preparados en la farmacia que lo llevan todo, pero también se puede preparar en casa: en una botella de litro y medio de agua se pondrá el zumo de un limón, una cucharadita de azúcar, una cucharadita de sal y una cucharadita de bicarbonato y se irá 

bebiendo a pequeños sorbos.

Por supuesto, si ocurre una diarrea de este tipo, vaya o no acompañada de vómitos, es obligatorio quedarse a descansar o utilizar el coche para no perder a los compañeros.

También puede aparecer diarrea si se tiene intolerancia a ciertos alimentos. Puede estar relacionada con la ingestión de leche sin hervir o cuando se come determinada fruta en exceso: melón, sandía, uvas... 

En este caso, es suficiente con saber de qué se trata y eliminarlo de la dieta.


Remedio contra el roce de la ropa interior o del pantalón

Debido al continuo roce de la ropa interior o de los pantalones al andar, pueden aparecer irritaciones en la zona anal o inguinal que se pueden convertir en verdaderas heridas sino se ataja el problema a tiempo.

Una solución sencilla, barata y eficaz es mezclar en un vaso dos dedos de 

aceite con un chorro de agua y remover hasta conseguir una mezcla parcial de ambos elementos. Aplicar con un trocito de papel higiénico o pañuelo de papel en la zona dañada y dejar que surta efecto durante toda la noche.

Al día siguiente el dolor y el roce habrán desaparecido.